<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d13550734\x26blogName\x3dArchivo+de+Pa%C3%ADs+Bizarro\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dLIGHT\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://archivodepaisbizarro.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://archivodepaisbizarro.blogspot.com/\x26vt\x3d2903476849566074233', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Wednesday, March 09, 2011

Cinismo ante el atropello de compatriotas a fuerzas armadas


No obstante el hipócrita argumento de los mamerto según el cual, ser miembros de una institución, haberlo sido, o tener algún vínculo familiar con una persona con problemas judiciales, lo inhabilita para tratar temas del país, que no analizan el contenido de las propuestas, y prefieren descalificar al autor por cualquier circunstancia, extraña forma de predicar la democracia, desde hace algo más de un año, tomé la decisión de que cada que crea necesario y ya sea que alguien se tome tiempo o no para leer mis comentarios, de opinar sobre los temas que son caros a mi patria. Entiendan señores que ésta patria es de todos, y así como quienes la martirizan opinan, legislan, y hasta juzgan, quienes hemos entregado hasta el alma por ella, también merecemos, dirigir, orientar y opinar de lo que a ella o a nuestros compatriotas los afecte o les convenga.


 En cada respiro, anhelos, sufrimientos, alegrías, amores, y necesidades de nuestros compatriotas tengo la certeza que en algún momento, en nuestro país han estado involucrados positivamente hombres y mujeres vestidos con el uniforme de las fuerzas armadas de nuestra nación, conociendo, atendiendo y resolviendo casos que de una u otra manera tocan la vida de los Colombianos, y de miles de cosas más, donde deben actuar en cuestión de segundos, muy rápido sin importar si reciben un balazo, si les explota una mina en sus pies y los pierden o si mueren, toman decisiones, y que quizás a un fiscal o juez les llevarían varios días, meses y hasta años decidir o resolver, ellos a costa de su integridad lo hacen en segundos.

 Todos los días y noches los vemos, esté lloviendo o haciendo sol, en la claridad o en la oscuridad, en la ciudad o en los campos, en los barrios de los más jodidos y en los de los más pudientes, patrullando, vigilando, controlando, requisando, previniendo millones de hechos delictivos o contravenciones, educando con su actitud y con su ejemplo, apoyándonos, respaldándonos, socorriéndonos, sacrificando su felicidad, su comodidad, su bienestar y hasta sus vida, ya sé que para ello les pagan, tranquilos señores mamertos, a ustedes también y para que hagan todo lo contrario.

 Ellos trabajan todos los días, todas las noches, ellos no hacen paros, ellos no colocan bombas ni hacen atentados terroristas, ellos tienen un sueldo más bien regularcito a excepción de los generales, en comparación con lo que hacen y por el tiempo que lo hacen. No crea que se trata de un robot, si llega a encontrar un uniformado que faltándole una pierna, un brazo, un riñón, en fin algún órgano vital todavía sigue trabajando por usted, no, es que hay soldados y policías, que lo único que quizás sabemos hacer es querer y trabajar por esta patria, ellos esos miles de discapacitados por el resto de sus vidas, carga tan pesada pero abnegada, silenciosa y amorosamente cargada por sus familias, al igual que el sufrimiento vivido por los que murieron, la indignación y postración presente por la angustia de los secuestrados aún así, ellos lo harán y sus familias lo aceptarán, así sea que para algunos ciudadanos que se dicen humanistas, ellos no sean víctimas, ni sus familias, me pregunto: ¿por qué tanta crueldad y mezquindad con los que nos defienden, tanto odió, tanto desprecio, tanto maltrato, pero a la vez tanta vagabundería, generosidad, y derroche para quienes todas sus criminales existencias solo han atropellado, colocado bombas, asesinado, destruido pueblos, escuelas, dejado a miles de colombianos desplazados, y despedazados, miles de hectáreas sembradas de dinamita, en fin  han arruinado y martirizado a este mi pueblo, tu pueblo?. ¿por qué ellos si pueden tener perdón, olvido, amnistías, indultos, casación de procesos, o los nombran en cargos diplomáticos, les brindan oportunidad para que sean presidentes, gobernadores, senadores, alcaldes, etc.? ¿A eso le llaman justicia? ¿Así es como se construye una nación justa y equitativa?

 Ellos muchas veces deben salir a trabajar dejando en sus hogares uno de sus hijos, sus padres, hermanos, o cónyuge, en ocasiones enfermos, ellos no les importa que habiendo nacido y estando viviendo en San Andrés Islas, ir a servir en el Vichada, o de Bogotá y los Santanderes irse a luchar por los Chocoanos, o cuidar en las selvas oleoductos, torres de energías, repetidoras de comunicaciones en cerros donde se respira y se orina hielo, o los pozos petroleros en los llanos, ¿sabe usted lo que se siente cuando se regresa a ese hogar, sin piernas, o sin brazos, o sin ojos, o regresan pero en un ataúd, o simplemente no regresan porque están muertos o secuestrados por hermanos Colombianos más de 12 años, 12 años, por Dios, hasta donde tanto cinismos, ¿pero qué clase de dirigentes tenemos?.

 A ellos no les damos nada, a ellos de sus mezquinos sueldos “compare entre los honorarios que gana un magistrado que le canta a los mafiosos, y lo que le damos a un soldado o policía por ofrendar su vida a cambio de la nuestra” la respuesta de algunos será ahh, es que él estudió muchos años para eso, pues no, la vida vale más, y si el no tuviera la protección que le dan soldados y policías, de nada le serviría estudiar pues su vida no duraría o no le alcanzaría para mucho. Sigo de sus mezquinos sueldos les descuentan para pagar su salud, les descuentan y no ganan intereses, para después de varios años poder tener una humilde vivienda, ellos no andan en carros blindados, son el blindaje, ellos no andan con escoltas, son los escoltas, ellos señores mamertos, son ciudadanos dignos como nadie, que merecen respeto, es lo mínimo que esperarían de sus gobernantes, pero es que en esta patria, los gritaba Álvaro Uribe, los ofende y humilla el traidor de Juan Manuel Santos, y de allí pa abajo cualquiera se cree con derecho a hacer lo mismo, y no es que no hallan policías malos, ni hallan fallas, pero esa es la excepción, cosa que no sucede con la mayoría de políticos, mamertos y burócratas que son la regla, y ustedes sí que no tienen disculpa.

La justicia nuestra, que es tan eficaz persiguiendo y metiendo a la cárcel a quien defiende la nación, “Da asco la persecución que han montado contra Álvaro Uribe Vélez” los uniformados que comandaron la retoma del palacio de justicia y contra otros que dieron los más duros golpes a los genocidas de las FARC”, es una payasada, han demostrado una y mil veces que solo sirven para condenar a roba gallinas, raponeros y otros delincuenticos callejeros, cuando se trata de investigar personajes importantes muchos de ellos como Samper, Alfonso Gómez Méndez, Piedad Córdoba Ruiz, Gloría Inés Ramírez Ríos, Jorge Enrique Robledo Castillo, Horacio Serpa Uribe, Juan Manuel Santos Calderón, Wilson Borja, Iván Cepeda, Iván Cepeda Castro entre otros, se acobardan, se esconden cagados de miedo en sus búnkeres.

Y sí que son bravos con los que defienden al país, para no ir muy lejos el caso del contralmirante Arango Bacci, donde quisieron condenar a un hombre trabajador por su patria, con documentos falsos y donde también tiene sus velas el actual presidente Santos, o la furia que tienen contra los generales que comandaron la defensa del palacio de justicia, a quienes durante más de 20 años no han podido condenar, sencillamente porque no hay pruebas, o son muy ineptos, pero mientras aparecen quienes digan lo que quieren oír y las fabrican, los mantienen encarcelados, eso es asqueroso, ofensivo y humillante contra personas que lo dieron todo para ellos vivieran y tanto es así que ahora, los que tienen vida gracias a su decisiones los quieren matar pero con indignación y ofensa. Esos hombres tomaron decisiones que hoy en día gracias a ellas, todavía vivimos muchos colombianos.

O es que pretenden jueces y fiscales, que si las FARC mañana pudieran tomarse como lo hizo el M-19 con la corte suprema de justicia, a la corte constitucional, el estado debería abdicar ante sus armas, quedarse quietico, o como en una transición presidencial, hacerles entrega del mando e irnos al monte, y los delincuentes juzguen a Juan Manuel Santos, y por ahí derechito usurpen el poder y la justicia como lo quería hacer en esa toma al palacio de justicia el día miércoles 6 de noviembre de 1985?, ¿será?

¿O que el Ejército, la Policía y demás instituciones no reaccionen, y esperen a que los delincuentes les digan cómo deben actuar y donde deben disparar será?, ¿será que como es lógico por el desconocimiento de estos magistrados y fiscales en materia de tácticas de combates, al momento de tomar esas decisiones, se han asesorado de organismos que tengan la capacidad y seriedad, de  indicar cuales pudieron ser los excesos que se cometieron, se consultó, se ha consultado o se consultará a la ONU que tiene gente con experiencia en estos casos?

 Siempre he escuchado que para que haya buenos hijos los padres deben dar buena educación y trato a sus hijos, parece ser que los actuales padres de la patria “Presidente, senadores, representantes, jueces-magistrados, fiscales, procuradores” han olvidado que las fuerzas armadas son los primeros hijos de la nación. Senador Juan Fernando Cristo, los muertos y las familias dolidas de las fuerzas armadas por acción de los criminales también son víctimas, no fueron ellos quienes se inventaron que para querer gobernar la nación debían atacar sus ciudadanos y destruir su país, se hacen leyes para pagar los crímenes de los genocidas y se calla ante el atropello a quienes nos cuidan y protegen a nosotros.


Ñapa: Mensaje para Álvaro Uribe Vélez, “Hay ciudadanos que nacimos para ser Policías, Soldados, Carpinteros, Magistrados, Educadores, Médicos, etc, pero usted señor tengo la certeza que Dios, nos lo envío para conducir a esta nación y a nuestros compatriotas”. Amén.